Paranoid Black Sabbath

¿Cómo realizar la reseña de un disco tan famoso como la Gran Pirámide de Giza o el gol de Maradona a Inglaterra en el Mundial de México 86 sin parecer un promocional de Coca Cola? ¿Cómo abordar la concepción de un disco con una trascendencia mas allá de lo estrictamente musical, convirtiéndose en objeto de la Cultura Pop?,

La creación de Paranoid (1970) por parte de los nativos de Birmingham supone una analogía con la extracción de la espada Excalibur de aquella roca por el mítico Rey Arthur, esa violenta fricción que se generó al extraer el acero de la roca, con esas chispas saltando al infinito equivalen a ese infantil pero macabro grito surgido desde el abismo: de las entrañas de un Blues poseído por fuerzas malignas había nacido la Bestia Musical llamada Metal por medio de su Portal de entrada: Paranoid.

Si la obra primigenia y homónima de esta banda supuso un oscuro blues aderezado con riffs no habituales de ese género, donde incluso había lugar para la improvisación, en cambio en Paranoid encontramos una banda más enfocada en encontrar ese sonido que ellos sabían que existiría y que estaba mas allá del Blues y del que se sabían ser los elegidos para definirlo: estamos hablando del Metal, concebido no solamente como un aumento en la potencia en el sonido del Rock convencional (cortesía de Led Zeppelin y Deep Purple), si no como el inicio de un genero con estructura propia basado en riffs cada vez mas agresivos y con una temática cada vez mas alejada de los convencionales tópicos Post-psicodelia.