Rage Against The Machine

Es Sábado y tenemos una recomendación, se trata del disco homónimo Rage Against The Machine, primer álbum de la banda y quizá uno de los mas aclamados, una banda que apareció para ser el altavoz de los marginados y denunciar corrupción política y social.

Si fueron innovadores en emplear en el mundo del Rock una actitud claramente ideológica (de izquierdas se entiende), y combativa, el plano musical no se quedó atras, son uno de los precursores de la unificación del Rap (sonido también contestatario) y el Metal, influyendo de manera radical en todas las bandas que surgieron posteriormente bajo la denominación, algo vaga y ambigua por otra parte, de Nu metal.

A todo esto había que unir la manera de cantar de Zack de La Rocha, no descubría nada nuevo, pero la declamación que efectuaba en los versos de las canciones era tan agresiva, tan auténtica, que parecía que te estaba gritando a tí solo al oído. Todo ello debido en cierto modo a sus orígenes como cantante en grupos de Punk y Hard Core; no podemos olvidar la gran compenetración en la sección rítmica llevada a cabo tanto por Tim Commeford al bajo, como Brad Wilk a la batería, una contundencia y un ritmo que daba al grupo un empaque fuera de lo común.